Impacto emocional

Cada estímulo interactúa con la memoria y con los procesos internos de determinación de significado y valor. Existen diversas maneras de interpretar cuando un estímulo genera algún tipo de impacto emocional en las personas; ya sea a través de la dilatación pupilar, el análisis de microexpresiones faciales o la conductividad de la piel.

El análisis pupilar, por ejemplo, se relaciona con los factores sicológicos que desencadenan un estímulo externo. Estudios plantean una asociación entre el interés de una persona y la dilatación pupilar. El tamaño de la pupila ha jugado un rol importante como parte de la comunicación no verbal. En Roma, por ejemplo, se empleaba la infusión producto de las hojas de la Belladona para provocar midriasis o dilatación pupilar.

Por otro lado, la lectura de la conductividad de la piel, a través de equipos bastante portátiles como pulseras, permite identificar en qué momentos de la interacción con un estímulo se presenta mayor o menor activación emocional.