Diseño & Experiencia de usuario

Usabilidad se refiere a la facilidad de interacción con un producto y surge como parte del término de “experiencia del usuario“. Hoy en día, toma un papel clave y los usuarios ya no están dispuestos a sufrir una deficiente experiencia en este ámbito. La mala usabilidad significa el rápido desuso del producto.

Esta medida tiene mayor relación a productos digitales como aplicaciones y páginas web. Sin embargo, también se puede utilizar en referencia a cualquier producto que se emplea para realizar una tarea en función del usuario (como un microondas o un parlante).

¿Cómo “medimos” la usabilidad?

El nivel de usabilidad de un producto se determina en base a sus características: la consistencia visual, facilidad de uso y contexto del usuario. Los diseñadores tienen que encontrar formas creativas de combinar lo que creen que es mejor desde la percepción del usuario.

En la elaboración de una página web, por ejemplo, el proceso de su creación debe abarcar desde elementos visuales (composición visual, tipografía, distribución de contenido y esquema de color), hasta la navegación e interacción del usuario con la misma página.

Test de usabilidad web con eyetracking
Foto: Test de Usabilidad Web con Eyetracking.
Fuente: Neurometrics.

Para garantizar la buena usabilidad de un producto se realizan pruebas a usuarios clave en donde se busca medir la facilidad de uso del producto, el tiempo de tarea y la percepción del usuario de la experiencia. En estas pruebas, se pide a los usuarios que realicen un conjunto de actividades con el producto o prototipo del mismo y se finaliza con una entrevista.

Hay múltiples herramientas para realizar estas pruebas:

  • Encuestas en línea o presenciales
  • Grabación de sesiones de uso
  • Métricas por click
  • Tecnología biométrica, como el análisis de seguimiento ocular o eyetracking, en inglés.

Adicionalmente, se alienta a los participantes de la prueba a pensar en voz alta y expresar todas sus opiniones para conocer con mayor efectividad las expectativas, experiencia real y emociones.

La implementación de distintas técnicas en una prueba de usabilidad te da la posibilidad de tener un diagnóstico más íntegro, que combine el entendimiento del comportamiento natural, la data analítica y la verbalización del mismo usuario.