machine learning

Seguridad Digital

A medida que pasa el tiempo, la cantidad de usuarios digitales aumenta. Con ello, muchas oportunidades aparecen en el mercado digital, así como también riesgos que ponen en peligro la seguridad del usuario. Es cierto que la tecnología agiliza procesos; compras, búsqueda de información, transferencias bancarias, comunicación, entre otros. Sin embargo, cada vez las decisiones humanas se vuelven más obsoletas y los procesos se automatizan. Solo se requieren unos cuantos datos del usuario para saber dónde se encuentra y acceder a su información personal. Pero ¿Qué sucede realmente cuando se accede a ella? ¿Quién nos garantiza la protección continua de nuestros datos? En el siguiente artículo, se analizarán los riesgos de la seguridad del usuario en su experiencia digital y las oportunidades de mejora que las distintas empresas pueden aplicar para ofrecer una experiencia segura y confiable.

Hallazgos

La privacidad digital, en términos simples, se refiere al derecho que los usuarios tienen de proteger sus datos en la red y decidir qué información será visible. El usuario tiene la potestad de bloquear cierta información que no desea compartir y regular sus datos para tener seguridad. Por parte de la empresa digital, se refiere al permiso que tiene de recaudar información personal del usuario para uso propio. Con el desarrollo del internet, los usuarios son cada vez más conscientes de la manipulación de datos y hay más inseguridad de hacer tramites digitales si es que no se fían de la plataforma. Por ello, después de una investigación a diversas plataformas digitales, se encontró que comparten las siguientes características de privacidad:

  • Datos personales: Información del usuario como nombre, DNI, teléfono, domicilio, etc.
  • Todos los datos que permiten a las plataformas identificar a un usuario que interactúa en una red. Esto incluye la geolocalización, el historial de navegación, dirección IP, imágenes, videos correo electrónico, entre otros.
  • No se limita al uso de páginas web o redes sociales, sino que también se refiere a la transmisión de datos a través de tiendas online, aplicaciones, servicios de mensajería instantánea, etc.

Recomendaciones

Es necesario tomar en cuenta todo lo que se necesita para cumplir con los requisitos de privacidad. Como empresa, es crucial colocarse en el lugar del usuario y tomar en cuenta distintos aspectos. De esta forma, se logrará que el usuario se sienta con toda la confianza de interactuar con la plataforma sin dudar de que sus datos serán manipulados o utilizados para fines perversos. Recomendaremos específicamente para páginas web, donde se deberá informar al usuario sobre su política de privacidad, cookies y aviso legal o términos y condiciones.

Política de privacidad

La política de privacidad es el texto legal que informa al usuario sobre la forma en la que se van a tratar sus datos personales. Debe ser colocada en un apartado específico y claramente visible de la web. En la política de privacidad se deben de incluir la identidad del responsable de tratamiento de datos, la información del usuario que se va a recabar, la finalidad con la que se recaba dicha info, el periodo durante el cual los datos del usuarios se mantendrán en la base de datos, si los datos del usuario se van a ceder a terceros y si se produce alguna brecha de seguridad.

Cualquier usuario, cuando da a conocer alguno de sus datos como puede ser su nombre, correo, IP, entre otra, cede parte de su privacidad. Por esta razón, como empresa o dueño de la plataforma, debe especificarle por qué se le está pidiendo y para para qué va a usar dicha información. Es de suma necesidad tener con un contrato de confidencialidad listo ya que se pueden dar inspecciones de seguridad imprevistas que perjudiquen tanto a la plataforma como al usuario.

Fuente: Rappi
Cookies

Las cookies son unos pequeños documentos de texto que guardan información de diversas cosas. Entonces, cuando se accede a una web que contiene cookies, se descarga un documento que incluye información de la página. Luego, con el archivo que se guarda en el navegador, el usuario seguirá entrando a otras páginas. Estas identifican con sus cookies los intereses ya que ven información de la navegación del usuario. En ese caso, pueden ofrecer contenido personalizado como anuncios específicos. Resulta que cuando el usuario entra a la web, el dueño de la web le instala un pequeño archivo y con ese archivo se conoce información como su localidad, sus hábitos, gustos, etc.

Cuando se crea la ley de protección de datos, se le otorga al usuario la oportunidad de decidir si se aceptan las cookies o no. Como empresa online, es necesario pedir adecuadamente el consentimiento al usuario para instalar las cookies en su ordenador. Esto permite que los usuarios tengan poder de decisión y no se sientan inseguros por navegar en la web. Por un lado se puede hacer mostrando un mensaje de aviso la primera vez que el usuario entra en tu web y solicitando su consentimiento. Aunque también puedes poner un link a una página de información, la cual sería una página nueva facilitando toda la información sobre las cookies y su finalidad. Esto se deberá cumplir siempre; a pesar de que ofrezcan una información muy valiosa para que las empresas conozcan a sus clientes, los usuarios también pueden optar por bloquear el uso de cookies en sus dispositivos y mantener su privacidad.

Fuente: Duplika
Aviso Legal o términos y condiciones

El aviso legal es un texto de seguridad que tienes que colocar siempre que tu web monetice. En otras palabras, cualquier actividad en tu web que reporte un beneficio económico (publicidad, enlaces de afiliación, tienda online, etc.) te obliga automáticamente a tener en el aviso legal tus datos fiscales. Con ello, se monitorean todos los procesos para corroborar que no se esté incumpliendo alguna normativa o se esté cometiendo alguna ilegalidad.

Por otro lado se encuentran los términos y condiciones. En este caso si se. monetiza en la web a través de un beneficio; es decir venta de producto o servicio, se debe tener términos y condiciones; es decir, las condiciones de contratación que un usuario tiene que ver antes de comprar un producto. Sucede que, como usuarios podemos estar comprando algo y nos surgen dudas sobre las condiciones de la compra; justamente esta información se encarga de aclarar cualquier interrogante.

En resumen, se debe incluir la siguiente información:

  1. Datos registrales: Nombre o denominación social, residencia o domicilio, correo electrónico, datos de inscripción registro mercantil, datos de licencia administrativa, datos de profesión regulada e información relativa a precios.
  2. Términos de uso de la web: propiedad intelectual e industrial, responsabilidad del titular en caso de caídas de los servicios, mal funcionamiento de la web o virus, links externos, responsabilidad por links externos y prohibiciones de conductas del usuario y otras condiciones de uso web.
Fuente: Ripley