¿Cómo funciona un equipo de seguimiento ocular (eyetracking)?

La tecnología de seguimiento ocular es empleada para medir el nivel de atención visual entre una persona y un estímulo externo. Si bien hay diferentes técnicas para poder medir atención visual (Por ejemplo vía PCCR por sus siglas en inglés), el seguimiento ocular permite registrar estos patrones de forma no intrusiva y con un alto nivel de confianza.
El principio básico se apoya en la emisión de luz hacia el fondo de ojo para provocar reflejos internos y así poder identificar la córnea y la pupila (ver imagen a continuación).

Reflejo de la córnea
Es así que a través de una aplicación matemática se estima la orientación de la mirada (gaze). Nuevas tecnologías emplean no solo algoritmos de análisis del movimiento ocular sino también recrean la fisiología ocular en tres dimensiones para tener una mayor precisión.

Fuente: Tobii AB
Referencias

¿Qué se analiza cuando recogemos data vía seguimiento ocular (eyetracking)?

Si bien al hacer el diseño de un estudio que emplea tecnología de seguimiento ocular puede haber diversos objetivos, el análisis subyacente se enfoca en descomponer los patrones de atención visual de los participantes frente a tareas específicas (buscar información, leer, mirar una pintura, etc) para entender la estructura ocular básica (movimientos sacádicos y puntos de fijación visual) y obtener conclusiones.
Sobre la base de estos patrones, se generan reportes como los mapas de calor o heatmap (ver imagen), mapas de rutas visuales o gazemap, mapas de opacidad o opacity map, entre otros.

Ejemplo de Mapa de calor para atención visual. Fuente: Tobii AB
Referencias: